10 años después, ¿seguimos siendo humanos?

El inhumano y criminal bloqueo que el gobierno israelí impone sobre Gaza cumple 10 años. Casi 2 millones de personas están encerradas en un territorio considerado la cárcel al aire libre más grande del mundo que, según la ONU, será inhabitable dentro de 4 años. Hoy me pregunto: 10 años después, ¿seguimos siendo humanos? En la búsqueda de alguna respuesta, recuerdo unos fragmentos del prólogo que Ilan Pappé escribió en agosto de 2009 en el libro ‘Gaza, seguimos siendo humanos’ del activista Vittorio Arrigoni.

“La política genocida [israelí] empezó a aplicarse seriamente en el primer mes de 2007, alcanzando su horrible crescendo en enero de 2009. Ya en 2007 el número de víctimas fue elevado: trescientas personas murieron en Gaza, incluyendo docenas de niños. (…) El territorio de Gaza se convirtió en campos de la muerte, también gracias al empleo de las formas de armamento más avanzadas, cuyo uso está estrictamente prohibido por la comunidad internacional y considerado como crimen de guerra.

(…) Cada acto -ya se trate de limpieza étnica, ocupación, masacre o destrucción- ha sido presentado siempre como moralmente justo y como un acto de genuina autodefensa, cometido renuentemente por Israel en su guerra contra la peor clase de seres humanos.

(…) La pretensión de superioridad moral es un poderoso acto de autonegación y justificación. Permite explicar por qué la sociedad judía israelí no reaccionará movida sólo por sabias palabras, por la fuerza de la razón o el diálogo diplomático. Y si uno no quiere promover la violencia como manera de enfrentarse a esta situación, sólo hay un camino a seguir: desafiar frontalmente la superioridad moral de una ideología destinada a encubrir inhumanas atrocidades.

(…) Parece que incluso los más horrendos crímenes, como el genocidio de Gaza, son tratados como sucesos aislados, desconectados de cualquier otro acontecimiento del pasado, sin relación alguna con ideología o sistema de pensamiento”.

10 años depués toca recordar cifras. Nunca me ha gustado hacerlo porqué en ellas se esconden personas convertidas en números. Un inicio de normalización de lo que debería ser no-normalizable. La escritora y periodista Teresa Aranguren en el libro ‘Palestina, el hilo de la memoria’ lo describe como indiferencia. Esa que es mucho peor que el odio porqué en ella se “despoja de identidad al otro; siempre lo excluye de la categoria de un ‘nosotros’ dotado de derechos, necesidades, sentimientos y aspiraciones que el otro no tiene”.

10 años después, estas son las cifras. Leámoslas con nombres y apellidos. Sigamos siendo humanos.

infografia bloqueig gaza

Fuente: Euro-Mediterranean Human Rights Monitor

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Blog, Denúncia, Derechos humanos

Suscríbete y recibirás notificaciones de nuevos posts.

Únete a otros 483 seguidores

  • RT @annapalou: Camp a #Paris. Sain Denis. La gent continua al carrer. Avui dia #DDHH. Jo diria que se'ns han oblidat. En quina Europa vivim… 2 hours ago
  • RT @annapalou: Cua cada dia per poder anar al centre oficial. Hem parlat amb Mujtaba. Porta 8m a #Paris.Venia amb companys acabats d'arriba… 2 hours ago
A %d blogueros les gusta esto: