Los grandes olvidados

La población palestina refugiada es usada como peones de ajedrez por los poderes políticos en Oriente Medio en una partida que nunca acaba.

Siempre me ha impactado aquella frase que dice que los refugiados palestinos son los peones de la partida de ajedrez que, desde hace décadas, se está jugando en Oriente Medio. Lo comprobé en julio de 2009, cuando viajé por primera vez a los campos de refugiados palestinos que hay en Líbano y lo recuerdo unos años más tarde hablando con Mustafá -uno de mis amigos palestinos residentes en Líbano- al contarme como están acogiendo a los miles de refugiados palestinos provinentes de Siria que, huyendo de la guerra, se estan desplazando a Líbano para acabar siendo doblemente refugiados.

En 2009 en Líbano vivían más de 420 mil refugiados palestinos -de los 4,7 millones que hay en todo el mundo- repartidos en 12 campos. Estos refugiados estaban –y continúan- privados de los derechos humanos más básicos debido a la negación constante de sus derechos civiles, sociales y laborales. Y a eso, se le debe sumar el acceso muy limitado a los servicios públicos que, en su mayoria, dependen enteramente de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) como único proveedor de servicios.

En los últimos dos meses este escenario deprimente se ha agravado más si cabe con la llegada desde Siria de miles de refugiados que llegan a Líbano en busca de un refugio con la esperanza de que, otra vez, sea temporal. Los campos de refugiados palestinos en Siria como el de Yarmuk, en los suburbios de Damasco, se han vuelto inseguros; los enfrentamientos entre el ejército de Al Assad y los milicianos que se le oponen han afectado frecuentemente a los campos de refugiados y muchas familias han decidido abandonar el país esperando encontrar en el Líbano un lugar seguro.

Si la situación de los refugiados palestinos en Líbano ya era preocupante en 2009, la situación ha ído de mal a peor. A los más de 420 mil refugiados palestinos que residían en Líbano se les deben sumar los más de 30 mil refugiados que en los últimos meses estan llegando provinentes de Siria.

La organización American Near East Refugee Aid (ANERA) ha sido de las primeras organizaciones en publicar un informe sobre la situación de los refugiados palestinos que han tenido que salir de Síria y ahora se encuentran en Líbano. Según dicho informe, de los 470 mil refugiados palestinos que residían en Síria, más de 30 mil han sido desplazados a Líbano en los últimos meses. Las estructuras existentes de la UNRWA en Líbano – escuelas, centros de salud y servicios sociales- cada vez estan más superpobladas y mal equipadas para poder satisfacer las necesidades de la creciente afluencia de refugiados palestinos provinientes de Síria. En los campos de refugiados las organizaciones locales estan intentando llenar el vacío de esta falta de recursos pero tampoco llegan a cubrir las necesidades que se están generando.

La supervivencia económica está tal vez en la vanguardia de las necesidades de la población refugiada palestina proviniente de Siria. La mayoría de esas familias citan los alimentos y los costos de alquiler como las cargas financieras más difíciles así que, a menudo, se ven obligadas a saltarse las comidas o a reducir las raciones. Por otra parte, la mayor parte de estas familias viven en casas superpobladas y que no garantizan la intimidad de las personas. Aunque la mayoría de las casas tienen baños interiores y están conectados a las fuentes públicas de agua, más de la mitad de familias denuncian una falta de agua corriente y la capacidad de obtener agua potable debido a su alto costo. Los refugiados palestinos tienen acceso a las instalaciones de la UNRWA pero las principales deficiencias se han detectado en la prestación del servicio a enfermedades crónicas y de atención materno-infantil. Por otra parte, muchos niños aún no se han inscrito en las escuelas de la UNRWA, ya que más de un tercio de las familias refugiadas provinentes de Siria llegaron en el Líbano en los primeros dos meses de 2013. Se han detectado problemas de seguridad debido a la violencia vivida en Siria por la gran mayoría de las familias, junto con los traumas del desplazamiento y las condiciones de vida difíciles.

Con todo, podemos ver como hay muchas necesidades básicas que no estan cubiertas, así como las lagunas de protección y el estado psicosocial crítico de los refugiados. Los refugiados palestinos de Siria son, quizás, la sub-población más vulnerable afectada por la crisis. Tienen menos protecciones legales que otras comunidades, sin posibilidades de empleo legal, y en su mayoría residen en las comunidades de acogida más pobres de Líbano. Además, la respuesta internacional a sus necesidades particulares ha sido notablemente inferior a la que han tenido los refugiados sirios en general.

Maria Elena Delia, una amiga italiana que hace muy poco visitó esos campos de refugiados en Libano resume en una corta nota lo que pudo ver y compartir con estos refugiados. En la nota comenta como Leila, una mujer que en Siria trabajaba como profesora de primaria, le dijo: “No queremos caridad. Queremos solamente que se respeten nuestros derechos humanos. Cuatro paredes, comida, medicinas y educación para nuestros niños y niñas. No nos moveremos de aquí y si es necesario iniciaremos una huelga de hambre (…) Solamente queremos vivir dignamente aquí y retornar cuanto antes a nuestras vidas”. Esas son frases que se repiten año tras año cuando viajo en esos campos de refugiados palestinos de Líbano y me encuentro con ellos.

Todos tenemos un porqué nos identificamos con ciertas luchas. Mi identificación con la lucha por una Palestina libre pasa por los campos de refugiados palestinos de Líbano. Esos campos fueron la primera y única parte de Palestina que he pisado. Por ellos me desplacé a Egipto para romper el bloqueo de Gaza por tierra en 2009, por ellos participé en las distintas Flotillas de la Libertad desde 2010 hasta el día de hoy y por ellos sigo en esa lucha que, en mi caso, es la lucha por un mundo mejor. Lo hago por Mustafá que en su día me dijo que lo mejor que podía hacer era ser su altavoz fuera de esos campos. Lo hago por el Dr. Ammer que continúa tirando adelante un hospital en el campo Ein El Helweh. Lo hago por Zainab y sus palabras que aún retumban en mi mente cuando viajamos al sur del Líbano para poder ver su querida Palestina. Lo hago por Amena que sigue estudiando para poder cambiar el estado de las cosas. Lo hago por cientos de miles de refugiados palestinos y por los que aún siguen en sus casas luchando cada día y lo hago por mí porqué sin lucha no hay futuro. ¡No os olvidamos!

Vídeos que he realizado sobre los campos palestinos en Líbano:

Datos que destacan en el informe de ANERA:

Demografia:

  • Un 74% de las personas refugiadas provinentes de Siria son mujeres y niños/as.
  • Las familias desplazadas tienen una media de 6,4 personas por família.
  • El 53% de sus hogares en Siria fueron completamente destrozados, cosa que puede alargar su estancia en Líbano.
  • El 96,5% de famílias han vivido el conflicto armado de cerca en Siria y el 94% han vivido experiencias traumáticas como la muerte o secuestro de un familiar o la destrucción de su casa.

Viviendas:

  • Las condiciones en las viviendas de los refugiados se caracterizan por estar sobrepobladas, con deficiencias en el agua i con cortes de electricidad constantes.
  • El 33% de las famílias refugiadas provinenetes de Siria viven en infraviviendas; ya sea en centros de acogida con respiraderos abiertos, en edificios púbicos como escuelas, quioscos, espacios en las azoteas de las casas, tiendas o centros de oración. La mayoría comparten baño con otras famílias y tienen dificil acceso a utensilios de cocina adecuados.
  • El 45% de famílias refugiadas provinientes de Siria estan alojadas en casas de otras famílias refugiadas que ya estaban sobresaturadas de personas mientras que el 52% de famílias estan pagando un alquiler para habitar un espacio y el resto estan ocupando o buscando otras maneras de habitar espacios.
  • El 66% de famílias refugiadas provinientes de Síria estan alojadas dentro de campos de refugiados palestinos: Burj El Shemali, Beddawi, Shatilla y Ein El Helweh.
  • Las viviendas mas superpobladas se encuentran en Sidon y Ein El Helweh. En ellas habitan 15 personas o mas. En el 59% de los casos, una família comparte una habitación y debemos tener en cuenta que el 22% de familias son numerosas con 8 miembros o más.
  • Las condiciones de abrigo en los pasados meses fueron nefastas. Mas del 80% de familias han comentado que no tenian suficientes colchones y mantas. El 51% de famílias no tenían radiadores en sus viviendas. Y el 95% de famílias confirman no tener suficiente ropa de abrigo.

Agua, sanidad e higiene:

  • Se sabe que las personas afectadas por catástrofes generalmente son mas susceptibles a enfermedades y a la muerte devido a servicios de saneamiento inadecuados, suministros de agua inadecuados y la incapacidad para mantener una buena higiene.
  • Casi un 50% de famílias han notado una grave escasez de agua potable y de servicios comportando riesgos relacionados con la salud.
  • El acceso a servicios básicos de saneamiento y artículos para la higiene son esenciales para la higiene personal, la salud, la dignidad y el bienestar de la población desplazada. Hay una gran necesidad de esos artículos.

Comida:

  • La alimentación es lo que mas preocupa a las famílias desplazadas de Síria. La mayoría de ellas no pueden permitirse el lujo de comprar cantidades adecuadas de alimentos para tener una buena alimentación y, por lo tanto, optan para saltarse las comidas o reducir las porciones de alimentos. Es probable que eso provoque efectos adversos a largo plazo sobretodo en niños pequeños y en mujeres de edad de procrear.
  • El 77% de las famílias desplazadas dependen de sus propios recursos para comprar alimentos, el 18% depende de las familias de acogida, el 3% dependen de la ayuda humanitaria y el 2% de los préstamos. Todas indican que la comida es lo que les cuesta mas dinero.
  • El 98% de las familias indican que el coste de la comida en Líbano es mas caro que en Siria. Mientras en Siria una família de 8 personas comíaun dia entero por 10 dólares, en Líbano no es suficiente ni por una comida al dia.

Formas de financiación:

  • Más del 90% de las familias refugiadas carecen de ingresos. Los refugiados palestinos de Siria no tienen el derecho automático al empleo en Líbano, mientras que los ciudadanos sirios si lo tienen. Eso es devido a que en Líbano, los refugiados palestinos tienen limitados sus derechos civiles; no tienen derecho al trabajo a no ser que sea dentro de los campos de refugiados.
  • Sólo el 10% de las personas refugiadas provinentes de Siria que tienen edad para trabajar lo estan haciendo. Sus salarios oscilan entre los 100 y 299 dólares al mes.
  • Se reportaron seis hijos varones (5-17 años) que trabajan como jornaleros o vendedores ambulantes para ayudar a sus familias. Su ingreso promedio es de 150 dólares al mes.

Salud:

  • En Líbano, la UNRWA es el proveedor principal de servicios para la salud de los refugiados palestinos, provengan o no de Siria.
  • Más de 55% de los las familias encuestadas informaron del uso de los servicios de salud de la UNRWA.
  • Un 14% de famílias afirman que para ellas el acceso a servicios de salud ha supuesto el mayor coste en sus gastos.
  • El 47% de familias tienen niños menores de 5 años. El 83% de los niños han experimentado una enfermedad aguda durante su estancia en el Líbano.

Educación:

  • En Líbano, la UNRWA es el proveedor principal de servicios para la educación de los refugiados palestinos, provengan o no de Siria. A pesar de los esfuerzos de la UNRWA para responder a la educación, la recreación y las necesidades psicosociales de los niños en edad escolar que son refugiados provinientes de Siria, se ha identificado una brecha en las tasas de matrícula para dichos niños.
  • La diferencia curricular y la limitada capacidad de las escuelas se presentan como las principales razones de la no inscripción. La integración en el plan de estudios de Líbano es difícil para la mayoría de niños provinentes de Siria. En Siria las clases se imparten en árabe mientras que en Líbano las clases se imparten en inglés o francés (en todas las escuelas de la UNRWA y públicas del Líbano).
  • El 74% de las familias provinentes de Siria confirman que al menos un hijo no está yendo a la escuela. Se debe tener en cuenta que las escuelas de la UNRWA ya estaban superpobladas y la llegada de los refugiados palestinos provinentes de Sira ha agravado aún mas la situación.
  • El 70% de los refugiados que sí tienen acceso a la escuela confirman que estan faltos de material escolar como libros, cuadernos, lapizes, mochilas…

La lucha por la dignidad

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog. Soy mujer de pocas palabras. Me expreso mejor con pequeños vídeos con los que intento transmitir lo que veo y lo que siento. Este es el caso del vídeo que os presento hoy.

El pasado 11 de julio tuvo lugar la Marcha Minera en Madrid. Decidí desplazarme desde Barcelona hasta Madrid en un bus que se montó para ir a dicha manifestación. Creí importante apoyar (y difundir) la lucha valiente y digna que están teniendo estos mineros. La lucha que no solo es la suya; es la de todas esas personas obreras que sentimos que día a día nos arrebatan mas derechos. Somos dignos hombres y mujeres que salimos a la calle para reclamar lo que es nuestro. “Somos una nación que pide paz, humanidad y derechos, que han sido arrebatados por los “políticos” incultos, corruptos y vendidos al mejor postor: el mercado”, como dice el amigo Octavio Fraga en su post sobre la marcha minera. “El coste del fraude fiscal en España asciende a unos 70.000 millones de euros al año, es decir, el 7% del Producto Interior Bruto, lo que equivale al presupuesto total del sistema sanitario español. De ese fraude fiscal anual, el 72% lo cometen las grandes empresas y fortunas”. Así de claro nos lo cuenta la compañera Olga Rodríguez en su post llamado La dignidad de intentarlo, un artículo de lectura obligatoria si queremos entender lo que está sucediendo en el Estado español. Hay muchas razones para salir a la calle a reclamar lo que es nuestro. Espero que este vídeo que he realizado ayude a reflexionar sobre lo importante que es la unión del pueblo.

Los mineros y sus familias son gente común, como nosotras. Gente que sale a la calle cuando ve su futuro truncado y sus derechos arrebatados. La lucha de los mineros es la lucha del pueblo. Tuve la oportunidad de compartir un buen rato con un joven minero, justo después de la manifestación en Madrid. Decidí entrevistarlo para que nos contase como lo vivían. Y aquí esta el resultado  de su entrevista.

“Vale mas protestar por un puesto de trabajo digno que no estar callado y ser explotado”. Así finaliza la entrevista realizada a Cristian Pérez, un minero asturiano de 24 años que caminó unos 500 kilómetros desde su pueblo a Madrid para reclamar que les devuelvan sus derechos a él y a sus compañeros mineros. “En Madrid y en otros sitios del Estado no sabéis lo que en Asturias se vive. Nosotros cortamos la carretera con ruedas o árboles y, cuando viene la policía, o huimos o si nos disparan respondemos. No somos terroristas”. Así de fácil es entender lo que pasa en Asturias y lo que no nos cuentan en los medios de masas. Tendremos que acostumbrarnos a seguir los llamados ‘medios de contrainformación’ que lo que en realidad hacen es informar de lo que hay a pie de calle.

Es hora de abrir los ojos; es hora de luchar por nuestro futuro; es hora de decir basta. Para el próximo 19 de julio se han anunciado nuevas movilizaciones. Nos vemos en las calles. ¡Ni un paso atrás!

El 27 de diciembre de 2008 abrí mis ojos al mundo real

Hoy se cumple el tercer aniversario del inicio de la Operación Plomo Fundido, la ofensiva israelí que tuvo lugar del 27 de diciembre de 2008 al 18 de enero de 2009 en la Franja de Gaza. El 27 de diciembre también marca el día más sangriento de la historia de la ocupación de Palestina; en este día de hace tres años 334 palestinos fueron asesinados por las fuerzas israelíes, el 76’6% de los cuales eran civiles. En total, 1419 palestinos fueron asesinados durante la Operación Plomo Fundido, 1167 de ellos eran civiles. Otros 5300 fueron heridos. Actualmente cientos de personas sufren aún las consecuencias…

Me acuerdo perfectamente de aquel día. Estábamos en casa viendo como la CNN retransmitía en directo el ataque. ¡Que inhumano me pareció la retransmisión en directo sin que hubiese nadie de la comunidad internacional capaz de parar aquella masacre! Lo que se nos acudió hacer en ese momento fue sacar una pancarta en nuestro balcón que ponía “Free Gaza” y empezar a denunciar la masacre a través de las redes sociales. Y a partir de entonces, organizarnos con los colectivos de Barcelona, y también de Vic, para una gran denuncia pública. Esa denúncia que, por mi parte, dura hasta el día de hoy. Salgo a la calle para demostrarles que no están sol@s, que hay gente que piensa y lucha por un mundo mejor. Y no solo lo hacemos por Palestina, también lo hacemos por nosotros; por la humanidad.

El 27 de diciembre de 2008, el día que empezó la inhumana masacre en Gaza, abría mis ojos al mundo real. Desde entonces no puedo cerrar los ojos ante las barbaridades que se cometen en nombre de la protección de un país, en nombre de la teórica democracia, las constantes violaciones de los Derechos Humanos… Desde entonces tengo en la mente una frase de Gandhi que dice: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”. Desde el 27 de diciembre de 2008 intento no callarme ante las injusticias y constantes vulneraciones de Derechos Humanos que hay en todo el mundo… porqué haciéndolo, callándome, lo que haría sería dar vía libre a esas barbaridades, sería cómplice de lo que gobiernos y mercados hacen en nuestro nombre.

¡Si tod@s fuésemos capaces de abrir los ojos a ese mundo real, cambiaríamos el estado de las cosas!