Solidaridad

Vídeo y activismo. Genéricamente se utiliza el término videoactivismo para significar todas aquellas acciones de contestación de amplio espectro político, social y artístico que utilizan el video como herramienta y encuentran en las nuevas tecnologías su medio natural de creación y difusión.

¿Que veo cuando te miro?

A través de un lenguaje periodístico-audiovisual alternativo, contemporáneo y emergente, histórico y dinámico con el vídeoactivismo intento transmitir realidades, denunciar injusticias, realizar intervención política… en definitiva, utilizo el vídeo como herramienta para la denuncia.

Con el videoactivismo me nutro del poder de la imagen para la defensa y promoción de los derechos humanos. Utilizo el vídeo como soporte para transmitir un mensaje y proporcionar al espectador herramientas para formarse un criterio sobre el que activistas y defensores de los derechos humanos quieren ahondar con sus acciones, estableciendo una comunicación horizontal entre las personas que miran el vídeo y yo, transmitiendo las cosas que veo, que imagino y que, muchas veces, el sistema mediático dominante oculta.

Ver mis vídeos:

Un poco de historia

En 1965, el videoartista Nam June Paik hace su primera grabación con equipo ligero de Sony sobre la llegada del Papa a Nueva York. Ese mismo año, Jonas Mekas y su Filmmakers Cooperative plantean la distribución de 200 cámaras de 8 y 16 mm entre jóvenes negros con el único objetivo de que se expresen a sí mismos mediante imágenes. Con diferentes formatos de captación, en ese mismo año concurren las dos vertientes elementales que conforman el quehacer videoactivista. Ya para 1971 Shamberg y Raindance Corporation publican Guerrilla televisión, libro y posterior movimiento que lucha contra los poderes políticos, institucionales y mediáticos, paradigmático punto de inflexión del nuevo antagonismo tecnológico. En 1977 se constituye el colectivo Video-Nou en Barcelona, vuelta de tuerca autóctona que aúna la doble tarea elemental del videoactivismo, a la que se suma la fugaz existencia de La Mirada Electrónica, grupo que actúa en Vallecas (Madrid) allá por 1978. En Italia, al calor del movimiento autónomo surgen múltiples activistas del video. La tarea de todos ellos: captar la realidad e incidir en su transformación.

El videoactivismo es la adecuación tecnológica de prácticas antagonistas atemporales que concurren en el momento en el que el video se consolida como parte de nuestras vidas. Hoy día, el videoactivismo está permeado por las nuevas apuestas que posibilitan los diversos medios: proyectos bloggeros como Alive in Baghdad o Alive in Mexico cuentan lo que les pasa a espectadores como usted. Y es precisamente en este punto donde se encuentra la clave de la cuestión: el videoactivismo presenta un común denominador en la superación del modo espectador para que el definido institucionalmente como receptor sea partícipe activo del proceso comunicativo.